Hombro

Hombro

El hombro es una de las más complejas del cuerpo humano en diseño y funcionalidad y es considerado como la articulación con mayor rango en movilidad.

Nos permite realizar actividades simples como levantar objetos, rascarnos la espalda o movimientos amplios y complejos como nadar, escalar o lanzar objetos a distancia.

Para ser capaz de otorgarnos tanta movilidad muchas estructuras participan en el proceso, mismas que pueden lastimarte de diferentes maneras.

El hombro está integrado por el húmero, la escápula y la clavícula, sin embargo esto solo es el armazón óseo. La función de la articulación se debe al complejo sistema músculo tendinoso, por ello el hombro tiene una alta incidencia de lesiones relacionadas al deporte o que se producen de forma degenerativa con las actividades de la vida diaria.

El principal factor de lesión en el hombro es mecánico. Esto quiere decir que la falla, ya sea en los sistemas que estabilizan el hombro, o en el sistema que permite la movilidad, es debida a un golpe, una caída o al sobreuso.

El tipo de lesión depende tanto de la actividad que hace el paciente, como de la edad y el tiempo de evolución de la lesión.

 

Lesiones Degenerativas

Este tipo de lesiones se asocian más a problemas relacionadas a la edad y la actividad realizada a lo largo de la vida, puede tener relación a lesiones previas, hayan sido tratadas o no.

Las lesiones más comunes son las asociadas a degeneración de los tendones del hombro, mejor conocido como Mango Rotador (o Manguito).

Lesiones de Mango Rotador

La cabeza humeral se encuentra en relación directa con la glenoides (contraparte ósea de la escápula) y unida mediante la capsula articular. Los músculos encargados de los principales movimientos del hombro son:

  • • Músculo Supraespinoso
  • • Músculo Infraespinoso
  • • Músculo Subescapular
  • • Músculo Redondo Menor

Estos músculos a su ves, se insertan en la cabeza humeral mediante su porción tendinosa, es decir, que cada músculo, para poder unirse al hueso, requiere de un tendón, y los nombres de estos tendones es el cada músculo.

Estos tendones comprenden lo que es conocido como el Manguito de los rotadores.

La frecuencia de lesiones es mayir en el que principalmente inicia el movimiento de abducción (separar el brazo del cuerpo hacia un costado) y este tendón es el Supraespinoso.

 

Lesión Masiva Maguito Rotador

Cuando dos o más tendones se rompen, la lesión se considera como masiva. Es una lesión más frecuentemente presente en mayores de 60 años y técnicamente es de mayor dificultad para su reparación.

Se deben de reparar de acuerdo a los tendones que estén lesionados.

Estas lesiones debido al déficit que generan, es importante que se reparen debido a la alteración mecánica que ocasionan y por consecuencia suelen generar otro tipo de problema, conocido como Artropatía del Mango Rotador.

 

Lesión Tendón Supraespinoso

Lesión más común por frecuencia, asociada a dolor en el hombro generalmente de larga evolución.

Esta lesión está asociada a un déficit mecánico en el hombro causado por diferentes motivos. Uno de ellos es la forma del Acromion (hueso arriba del Tendón) que al realizar movimientos principalmente de flexión (brazo hacia delante) y rotaciones tanto interna como externa condiciona que el tendón sea pellizcado entre la cabeza del húmero y el acromion.

Este padecimiento mejor conocido como Pinzamiento subacromial puede, de forma crónica o aguda, romper el tendón. Este tipo de padecimiento frecuentemente va asociado a sensación de tronico o crepitación en el hombro al realizar movimientos.

Es importante saber que, ,a pesar de que el tendón esté roto, el hombro es capaz de compensarlo con el músculo más potente del hombro; el músculo Deltoides, esto permite que la mayoría de los pacientes, a pesar de tener dolor, muevan el hombro casi normalmente.

Mecánicamente el tendón del supraespinoso es incapaz de sanar en su lugar de origen debido a la fuerza que el músculo ejerce sobre él.

Esta lesión requiere de una reparación, donde el tendón se regresa a su lugar y se fija mediante diversos métodos, siendo el más común la fijación con anclas.

 

Lesión Tendón Subescapular

Esta lesión está relacionada de forma indirecta con un problema de una parte anatómica conocida como la polea bicipital. El tendón subescapular es el encargado de realizar el movimiento de rotación interna (llevar la mano a la espalda).

La lesión de este tendón además de dolor, disminuye la fuerza en la rotación interna. Y en caso de que la porción larga del bíceps este afectada, es muy común el dolor asociado a rotaciones tanto externa como interna.

Al igual que en las lesiones del tendón supraespinoso, mecánicamente el tendón es incapaz de regresar a su sitio de origen, por lo que la reparación artroscópica es el único método para restablecer su funcionalidad.

 

Artrosis Glenohumeral

El hombro, tanto en la cabeza humeral, como en la glenoides, permite el movimiento gracias al cartílago. El cartílago articular puede perderse por diferentes situaciones, como cirugías previas, traumatismos, defecto en el aporte sanguíneo a la cabeza del humeral o de forma idiopática (sin conocer la causa).

La pérdida del cartílago articular genera dolor continuo del hombro y pérdida progresiva de la movilidad, la crepitación o el "tronido" es continuo.

En el caso específico de la pérdida de cartílago, pero con integridad de los tendones del manguito rotador, el tratamiento va enfocado a sustituir el cartílago por una superficie artificial.

 

Artropatía del Mango Rotador

Cuando el Manguito Rotador no funciona por un tiempo prolongado, la mecánica general del hombro es anormal y genera que las fuerzas que mantienen la cabeza humera en su sitio se alteren.

Esto condiciona además desgaste de la cabeza humeral. Esta patología se presenta con dolor crónico que no mejora con medicamentos ni con terapia física. La movilidad del hombro se ve seriamente afectada.

Debido a que en estas lesiones los tendones no son funcionales y la cabeza humeral sufre desgaste, la articulación globalmente no es útil.

El tratamiento de elección para este problema requiere de un recambio total de la articulación, mejor conocido como prótesis de hombro. Sin embargo no se trata de una prótesis convencional, sino de una que nos permita sustituir a los tendones disfuncionales. Esta prótesis de hombro es de anatomía reversa y permite sustituir todas las estructuras lesionadas.

Esta cirugía es técnicamente más demandante y requiere de cuidados especiales, así como de un entendimiento adecuado de la lesión y de la técnica.

 
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background