Hombro

Hombro

El hombro es una de las más complejas del cuerpo humano en diseño y funcionalidad y es considerado como la articulación con mayor rango en movilidad.

Nos permite realizar actividades simples como levantar objetos, rascarnos la espalda o movimientos amplios y complejos como nadar, escalar o lanzar objetos a distancia.

Para ser capaz de otorgarnos tanta movilidad muchas estructuras participan en el proceso, mismas que pueden lastimarte de diferentes maneras.

El hombro está integrado por el húmero, la escápula y la clavícula, sin embargo esto solo es el armazón óseo. La función de la articulación se debe al complejo sistema músculo tendinoso, por ello el hombro tiene una alta incidencia de lesiones relacionadas al deporte o que se producen de forma degenerativa con las actividades de la vida diaria.

El principal factor de lesión en el hombro es mecánico. Esto quiere decir que la falla, ya sea en los sistemas que estabilizan el hombro, o en el sistema que permite la movilidad, es debida a un golpe, una caída o al sobreuso.

El tipo de lesión depende tanto de la actividad que hace el paciente, como de la edad y el tiempo de evolución de la lesión.

 

Lesiones Deportivas

Las lesiones deportivas se presentan más comúnmente por inestabilidad debido a caídas o golpes, o por sobreuso en actividades deportivas como en el caso de lanzadores (pitcher, jabalina, futbol americano).

A continuación se describen brevemente algunas de las lesiones más comunes de hombro en el deporte:

Inestabilidad (hombro luxado)

Se define como la lesión donde la cabeza humeral pierde su relación anatómica con la escápula (glenoides). Puede encontrarse en diferentes presentaciones, debido a la dirección de la luxación (anterior, posterior, inferior), al tiempo de evolución de la luxación (aguda o crónica) y al número de veces que sea luxado (primera vez o recurrente).

Es importante entender que para que la cabeza humeral salga de su lugar, diversas estructuras se lastiman, por lo tanto el objetivo del tratamiento es reparar dichas estructuras con la finalidad de restablecer la estabilidad del hombro.

La inestabilidad tiene una relación directa con la edad. En pacientes muy jóvenes (<20) la probabilidad de que vuelva a pasar es cercana al 100%, a diferencia del paciente adulto (>40), donde es menos probable que recurra.

El tratamiento de la luxación de hombro requiere en un inicio regresar la articulación a su lugar (reducción de la luxación). Comúnmente esto se realiza en el servicio de urgencias o por personal capacitado. Posteriormente se deben realizar diversas pruebas clínicas y estudios de imagen que establecen la cantidad y el tipo de estructuras lesionadas, para así determinar el tipo de tratamiento definitivo ya sea quirúrgico o no.

Las opciones quirúrgicas para solucionar la inestabilidad son:

  • Artroscópica:
    Procedimiento mínimo invasivo a través de pequeñas incisiones en la piel (portales).
  • Abierta:
    Para los casos específicos donde la artroscopia puede no ser opción, el tratamiento abierto estabiliza el hombro mediante la toma de un injerto de hueso y la fijación con tornillos del mismo (procedimiento de Latarjet).
 

Luxación Acromioclavicular

La parte superior del hombro esta comprendida por la unión de la clavícula con el extremo óseo llamado acromion.

Esta articulación comúnmente se lastima por caída o golpe directo sobre el hombro en deportes como futbol soccer, futbol americano, hockey, skate y otros. La intensidad del golpe puede lastimar las estructuras que sujetan estos huesos.

Existen diversos grados de lesión y en una gran parte de los casos el tratamiento puede no ser por medio de cirugía, sin embargo es importante diferenciar el grado y las posibles complicaciones.

Esta lesión puede generar una deformidad evidente en el hombro y a largo plazo cambiar la mecánica del hombro y generar dolor.

 

Lesión de la porción larga del bíceps (Polea bicipital, Lesiones SLAP)

El músculo bíceps tiene dos tendones que se insertan en el hombro. La porción corta lo hace fuera de la articulación en una estructura llamada apófisis coracoides, sin embargo la porción larga del bíceps entra a la articulación del hombro girando 90 grados sobre su eje. Este giro de 90 grados a nivel de la cabeza humeral funciona como un punto de palanca.

En pacientes con actividad deportiva que involucra sobreuso de este tendón como lanzadores, escaladores o nadadores, el tendón puede lastimarse ya sea a nivel del sitio donde gira 90 grados (conocido como polea bicipital) o a nivel de su inserción en la glenoides (Lesiones SLAP).

Estas son lesiones por sobreuso por mecanismos específicos de torsión en la porción larga del bíceps. Suelen presentarse como dolor especifico sobre la porción larga del bíceps llegando a ser incapacitantes para la actividad deportiva por dolor.

El diagnostico incluye exploración física específica para esas estructuras así como estudios de imagen, mas comúnmente Resonancia Magnética Nuclear, siendo en algunos casos necesario utilizar medio de contraste dentro de la articulación.

El tratamiento puede, dependiendo el caso, ser conservador mediante terapia física, infiltraciones de anestésico y antinflamatorio, o quirúrgico buscando solucionar la lesión.

 
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background